“Mi nombre es refugiado”

Refugiado, definición RAE: persona que, a consecuencia de guerras, revoluciones o persecuciones políticas, se ve obligada a buscar refugio fuera de su país. Primera palabra, “persona”. Una persona con nombre, apellidos, un pasado, una familia, una profesión, un presente traumático y un futuro incierto.

“Mi nombre es refugiado”, crónica de un exilio, es un libro que relata la historia de 7 personas, que parte desde Turquía hasta Alemania pasando por Grecia, Macedonia, Serbia, Hungría y Croacia. Escrito por Irene L. Savio y Leticia Álvarez Reguera.

Mi nombre es refugiado

Dolça Feliu, directora de Cooperación Internacional e Inclusión Social de Cruz Roja. Irene L. Savio, co-autora del libro y periodista. Y Carlos Martín, Amnistía Internacional Baleares y coordinador de la campaña “Yo acojo/Jo acull”. Presentación de “Mi nombre es refugiado” en Agapea Palma

Sinopsis del libro:
Casi por azar, la abuela Emilia se convirtió en una socorrista en una isla griega. Samia Sleman Kamal tenía un padre que la amaba antes que el Estado Islámico la secuestrara y convirtiera, a los 13 años, en una esclava sexual. El vendedor de automóviles Vladiša Čuljak nunca pensó que la castigada Vukovar, escenario de una guerra fratricida en los 90, asistiera nuevamente al paso de miles de desamparados en Croacia. Nevena Radovic estudiaba Traumatología y Cuidados Intensivos en Belgrado antes de preocuparse por la sarna y andar en los infiernos del dolor migrante a bordo de una furgoneta de seis metros de largo. Nour leyó la Biblia pero, después de que Europa hiciera estallar en mil pedazos su sueño de llegar a Alemania, quiso volver a Siria y morir allí. Sirios, iraquíes, kurdos… miles escaparon del terror y de la guerra, dejándolo todo atrás para empezar de nuevo. Pero Europa no era el paraíso.
Es la historia de esta epopeya migratoria, contada a través de sus protagonistas

No hace falta irse muy lejos en el tiempo. Todos tenemos a personas cercanas, unos abuelos o incluso nuestros propios padres, que han migrado en busca de un lugar más seguro, como fue  la Guerra Civil Española. Solamente en Francia hubo más 400.000 refugiados republicanos españoles. En mi caso, mis padres desde Guinea Ecuatorial a España. Todos somos migrantes.

¿Realmente estamos preparados para acoger? – Justamente ayer se llevó a cabo la manifestación multitudinaria #VolemAcollir , donde estamos de acuerdo en que hay que empatizar con esta situación porque realmente podría pasarnos a cualquiera, se gritó “prou excuses, acollim ara” y “open de borders” a Europa. Pero una vez disipada la euforia solidaria y una vez abierta la frontera, ¿qué se van a encontrar los refugiados si son acogidos en Baleares, por ejemplo? Problemas para encontrar una vivienda. L’ Instit Balear de l’Habitatge, IBAVI, tiene un déficit de aproximadamente 2000 viviendas sociales, en territorios como Ibiza, los precios de los alquileres son tan abusivos que alquilan balcones a 500€/mes.  Pensemos. Empezar de cero requiere lo básico: vivienda, comida, ayuda en la integración (clases de castellano, por ejemplo), trabajo y educación. ¿Encontrar un trabajo? Si en su país de origen eran médicos, aquí no podrán ejercer porque la convalidación de títulos es una odisea que tarda años (sí, hay personas con estudios superiores, hay que empezar a romper ese sentimiento paternalista). Han de aprender castellano y reinventarse. Y a eso se suma el desconocimiento de muchos empresarios, que por miedo al papeleo no quieren contratarlos

Con la misma fuerza y rabia que gritamos “volem acollir“, le ha de seguir una serie de actos organizados por parte de la Administración Pública, Partidos Políticos y ciudadanía, es decir nosotros, tu y yo, que faciliten dicha acogida. Si no, estaremos contribuyendo a alargar aun más su penuria. Y no se pueden dar casos como en Uruguay, donde las familias acogidas se encontraron un panorama socioeconómico desesperanzador, lo cual les llevó a solicitar la salida del país.

Por mi parte, tras la presentación del libro, me quedé reflexionando en qué diferencia hay entre los refugiados sirios y las personas que huyen de conflictos de países africanos. ¿Por que se usan diferentes términos para referirnos a situaciones – que a mi entender – son muy similares? Y al mismo tiempo me pregunto, ¿por qué en la presentación de este libro hay profesionales (periodista internacional, Amnistía Internacional y Cruz Roja) pero no alguna persona que haya pasado por esa experiencia? Yo en su lugar no sé si querría participar pero ¿se les ha preguntado?

Como ves, la presentación dio mucho de sí. Muchas reflexiones. Es necesario rodearse de personas que viven de cerca este tipo de conflictos que nos transmiten una perspectiva real de lo que supone esta crisis migratoria en Europa y el sufrimiento de las personas que lo viven en primera línea. Yo ya tengo mi libro, no sé si seré capaz de leer ciertos fragmentos, la verdad, porque hablamos de situaciones extremas de sufrimiento, injusticia y desamparo. Como leyó Irene L. Savio durante la presentación, este fragmento del prólogo resume muy bien los acontecimientos y consecuencias de las migraciones que vivimos hoy en día en el mundo.

Mi nombre es refugiado

Fragmento del prólogo de “Mi nombre es refugiado”, escrito por Rossend Domènech

 

Venta del Libro en Agapea: http://www.agapea.com/libros/Mi-nombre-es-refugiado-Cronica-de-un-exilio-9788491165453-i.htm

Mi nombre es refugiado portada

Escrito por Carmen Bueloha

Carmen Bueloha

Gestora cultural especializada en marketing para artistas y comunicación cultural. Crítica de danza y teatro. Consultora en social media e inquieta por naturaleza. Me apasiona la danza y todo lo que tenga que ver con movimiento. Bailo, actúo y me río de mí misma. Me gusta compartir mi felicidad con los que me rodean. En este blog escribo sobre mis inquietudes artísticas y culturales en Mallorca: espectáculos danza, obras de teatro, conciertos, exposiciones de arte, cine, poesía y como no, ¡mis viajes y escapadas! Aquí encontrarás eventos culturales originales y singulares sobre qué hacer en Mallorca ;)